Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Diecinueve

«Por todo el tiempo que dediqué a mis amores posibles,
descuidé mis amores imposibles.»

Darío Jaramillo

¿Qué hay de mi sol?, mi incandescencia lejana.
Chispa yo en rumbo sin rumbo, y balbuceos de cirio,
tiento estéril de elevarme, a tu imposibilidad.
¿Qué de mi luna?, mendigo yo sin suspiros.
Terrible arruga es mi lecho, herpes es mi corazón
fervor huidizo el tropel de nuestras pieles.
¿Qué de mi yo?, sin la ternura, sin tu billón de sinapsis.
Pies juntillas de sequía, forraje, autotrallazos,
recaídas obstinadas en el suave cepo de la ansiedad.

¿Qué de mí?, espiritosa sangría,
con mis llagas sin tu unción: benditas llamas.
Fértil en paja, derrotero erosionado
por el sarcasmo implacable de las nevadas:
yermo en el yermo, de azul espanto mi hueco,
sucio sin resurrección, sin tu vientre sobre mí.

Y así vos, que aún me invocas con cortocircuitos
y reciclas la latencia de mis instintos,
que todo puedes hacer, mas no eludir tu destino:
ser por siempre mi verdor, mi abarrote de misterios,
¡materia oscura jardín en mi imposible universo!

Volver