Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Diez

«Nos encajan entre rejas cada vez más imperiales.
Y el amor huye, se protege en lo inalcanzable.»

Xoán A. Leiceaga

Una aeronave caliente me aproxima a lo inasible,
resumido me sumerjo en su confort,
escalo por la madurez al cirro de la imprudencia
y, centrado subo, a la impávida elipse de mi luna:
soy parabólico nauta que busca el blanco en la niebla.

Mi mente, inquebrantable, no voltea atrás el seso,
con terquedad, mantiene su derrotero
y la deshidratación de la insensata cautela:
e irreverente ve cómo progresa la fruición de su osadía.
Resiliente, mi ensueño sostiene en mí lo tenaz,
es un cultivo en el pecho que nutre mi voluntad
de peregrino carnal al edén de su galaxia.

Sufro pausas obligadas y excesos de otras prudencias,
me veo solo en mi asiento, aunque por ella me alío
con el vigor del calibre que calcula mi probabilidad:
y arriba allá, sobre el cúmulo del frío, me elevo en pie.

Lo sueño: me celebro ave, ya liberado de todas las rejas
que ella rajó, con sus diez uñas duras de inmortalidad.

Volver