Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Doce *

«Incluso imaginación, ¡qué mapa sabroso es tu piel!»

Xoán A. Leiceaga

Deambulaba ya hacia ti, si bien lento e inconsistente,
ondulante llama mía, mi otra parte de otra Tierra,
cuando tus ascuas aún no me quemaban,
cuando aún nada sabía de la ansiedad de mi esperma.

Hoy, nervio tenaz, me embarga el duelo
entre lo exangüe de mis dimensiones
y la creciente inmensidad de tu escondite.
Y me pregunto: ¿serán huidizas tus alas, frío confín?
¿Se ocultan de mis feroces braceos por tomar tierra en tu piel?
O es que humana me traicionas con las olas de otra sal,
o es que gata me engatusas con ronroneos de raso.

Velocísima, mi inconsciencia aún así
sigue en el peregrinaje al albor:
tus rayos guían, aunque invisibles,
aunque más que encaminar extravíen;
tal cual hace mi impaciencia
frente al crustáceo enredo de tu manía de inmovilidad.

Será que no eres corona de mi universo, ni de mi entraña,
ni oleaje del silencio, ni juegas al escondite con mi destierro;
o es que, misterio esculpido en antimateria, retozas
con el disfraz tentador de las quimeras
y guiños de luz a mi alma, residente en esta Tierra.

(*) Este poema es probable primo hermano de «Mi colofón vano», en el Epílogo del libro.

Volver