Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

¿Historia o sueños?

«Tan livianas, tan hondas, tan certeras las suaves.»

Gonzalo Rojas

«Ayer no estabas, hoy te amo,
mañana aún no está puesto.»

Xoán A. Leiceaga

Fatal sí, mas ¿diestra o siniestra, es mi memoria?
Mi buril batía airado contra tus piedras
las esquirlas de la amnesia me sacudían:
mis gorjeos de pajarillo herido,
el gozo de mis pulmones en tus aires femeninos
y el retoñar de mis ojos ante los sueños desnudos.
Y ahí quedaron las huellas, rebatiéndome:
por una parte, tu mosto conservador;
por otra, la rebelión de tus vinos, las libaciones
y los unciones que no permiten olvidos.

Porque te observo de lejos, antes de ayer,
veo surcos indomables y autoletargos.
No veo tientos ni vibración, ni conquisto tu vigor;
aunque veo sí a mi afán incapaz, no adelanta tu reloj
aun sabiendo que el pasado es padrastro del después.
—Debo añadir: más bien tu oreo de briznas, aun veo.

Porque en mí te finjo encima, mañana,
y casi palpo, casi consigo el urdirnos
en el piélago de tus convulsiones, tan mías:
jazmín husméote, abeja lámote; néctar relames
blanca tigresa, me abres la puerta a gourmet.
—Debo añadir: tu más alta densidad, ya veo.

Y ahí me asiento, a vueltas casi perfectas, sin acabar,
con esteroles a cuestas, uno bueno y otro malo.
Fatal sí, mas ¿fuente o hendidura, mi voluntad?

Volver