Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Mi colofón vano *

«De nada sirve vencer, ni siquiera convencer;
Y, ¡qué dura es la convergencia, cuando subiendo!»

Xoán A. Leiceaga

Raudo e instintivo me busco de nuevo en ti:
¡inaccesible agua pura, dulce espejismo!
Ascua me veo sobre una asíntota, larga y más larga,
y ahí, en mi exigente periplo, debo cuidar
que no se olvide el deber y no se agote la lumbre:
quemar las pajas, colmar el tanque de ardor.

Pertinaz tu intransigencia, me invade el ansia:
porque te exhibes ausencia, disimulas tus estelas,
me cebas la lasitud y abrasas mi resiliencia.
¿Es que no quieres ser más que un horizonte
o un ventisquero, curvaturas afiladas?
¿O es tu praxis despotismo, y aún traición:
trocarme por otro recogimiento, u otro desdén,
y con tus uñas hurgarme sobre la crédulas grietas?

Precipitado, confuso el vuelo de esas heridas
a tu oscura nebulosa, hacia tu oculta deidad,
oigo en truenos tu canción de escamoteo
y siento que no me sientes, que ya no estás,
que residís, tu engaño y tú, en escondrijos
y que invisible, tallada en tu mármol verde,
copulas fría con elegantes vacíos
en pleno olvido de mi ascua, desorientada.

(*) Se trata de un posible primo hermano del poema «Doce» del libro.

Volver