Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Número 37

Me has portado al retroceso del tiempo
has concebido la resurrección de mis delirios
has bordado con quimera mis genes acartonados
y, descosiéndome el marasmo, la salud de compartir.

Sobre tu cuerpo, de nuevo es cuerpo mi cuerpo
de nuevo mis ojos ven, de nuevo escucho una voz
de nuevo mi olfato husmea, mis manos tientan
me has sacudido, de nuevo mana mi sensualidad.

He adquirido esta almohada aprendiz, de savia
tu mundo entero he esculpido sobre ella, y ahora
nocturno y acurrucado, ya vive mi ensueño en ti
libando el sutil licor con que emborracha tu piel.

Nuestros sensores se endulzan tras los abrazos
y nos explota, salada, la comunión de las artes
a ser ígnea dulzura, volcánica e indivisible
que fluye como las lavas de nuestras ansias.

Volver