Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Vacilante profesor

Porque aprender aun podría...

... sugiriéndote hazlo así
es un ejemplo: «encarámate a la alerta
actúa con seis sentidos al tiempo
torturando al sexto si lo precisas
con siempre tu calma a punto de lumbre /
bájate por la ladera que está a tu izquierda
y lenta sedosa cambia /
súbete a mis intersticios y a mis rincones
y lenta encarnada cambia /
mójame saliva ahora de arriba abajo
y labios sécame ahora de abajo arriba
y siempre lenta con tu linfa lenta /
enredando a mis nutrientes entre tus 'cambia'
y desatando el furor de tu calma»...

Mas yo si tú alegaría: «descúbrete
humilde arráncate de los alardes
y súmete en la memoria
de aquel ayer cuando huías
cuando pollito te hundías en el vacío /
cuando aprendías la entraña del vientre
que al navegar entre dudas heladas
uno extravía el aroma a gallina
y uno posterga el acoso de gallo».

... siempre sin abandonar esa lección que me ofreces
y aun teniendo que oxidar las tentaciones
injeriría, mas ¿no será eso la ruina de mi deseo?...

... aunque tal vez aprender, aún podría.

Volver