Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

111

Lastre y lápida rotundos
dos vacíos que suspenden a la existencia.
Oh existencia, flemática solidez argumental de la Nada.

111-bis

Este Todo es lo que prueba La Nada
y la Existencia el Vacío.

112

El tiempo solo transcurre
mientras el extranjero cruza el puente.
Empantanados, los dos estribos limitan lo transitorio.
Aquel antes y el después, la eternidad.
La nada dura sin tiempo.

113

Glacial no precisa el cauce los tiempos de la parálisis.
Algún inocente oscila, no aguanta, salta
y al cabo abjura del curso.

114

Con un juramento sobre su biblia, el escritor debería
curar las grietas que le oculta el extranjero.
O si no, se las abre más y más.

115

En la Nada no hay truenos ni disonancias, ni soledad ni sigilo
ni el arrullo tormentoso que el escritor necesita
para saldar con los verbos abismales
su deuda con el extraño.

Volver