Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

191

La impotencia anida en nuestra alcancía, que repleta teníamos y ellos vacían.
Pérfida es esta energía que construye un ideal que nos destruye.
Infame el fraude al que llaman condición de lozanía.
No anda en nosotros el robo ni la infección.

192

La impotencia, bruja insípida, inodora e intangible, esa burbuja vacía.
Se desenvuelve en las hernias que las certidumbres abren
y nunca son maldecidas por los sentidos comunes.
Si acaso, algún vuelo rasante las sacuda
entre el suspiro y la inhalación.

193

Hacerlo, incluso así solamente
en alarmante impotencia en contra de mi impotencia
el fruto amargo de la devoción, que es la atmósfera esencial de mi libro.

194

Alguno que otro, volatinero, se arriesga
a vislumbrar algún qué, a extenderse hacia, y aún a germinar en.
Y qué escasos los osados que se retiran
a su estrella polvorín.

195

Aglomeraciones infantiloides se apretujan en los circos.
Y tú y yo, en la sana actividad de desertar
con los demás chiflados sordos.

195-bis

Dentro del circo, masa pueril.
Nosotros dos, extranjeros sin entrada.

Volver