Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

206

Este abismo caleado de definitiva resignación
e incluso de complacencia en el impropio desmoronamiento
¿emprenderá su cruzada, en contra de la falange de las integridades meñiques?

207

Nos resulta inasumible la asunción
del ocaso y de su alud. Y su mera contemplación.
Ni siquiera nos corroe la tentación de reducirlas a su parte sana.

208

¡Los pasos que inevitables nos guían
las metamorfosis que irreversibles nos engurruñan
los inauditos que nos elevan al escalón posterior de la penumbra!

209

¿Por qué la terrible incapacidad para sentir?
Cada huella es zanco nuevo, hacia el erecto vacío del frío
que anuncia el nido final donde entraremos
despiadadamente enteros
y almidonados.

210

Otros fue que decidieron nuestro lugar de adopción, y su miseria
nuestra denominación, y nuestra extraña instrucción
nuestros dialectos, y demás galimatías.
¿Decidirán asímismo los otros, lo que nos queda por peregrinar?

Volver