Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

271

Os siento desamparados tal veletas gobernadas por ventiscas insensatas.
Veo manos parricidas que os pendulan como marionetas
y afirmo la solidez de mi reconocimiento.

272

Sombras, sudorosas insistencias
sin recibir otro premio que ilimitados mutismos.
Y afirmo, con insistencia, que mis palabras os colmarán los oídos.

273

Espectros, sin otros tiempos más que los de fuego y polvo.
Desde lo inhóspito de vuestra sangre perdida
después de tanta ignominia, afirmo:
Mis brazos están abiertos.

274

Desconocida multitud de renovados anónimos mendicantes
¿nos llegará de una vez la noche de las audacias?
De luna que nos ofrezca algo más que su belleza cambiante
que su promesa de boda de plata, llena con nada.

275

Libros lujosos: libros sagrados, libros bandera y libros de plata.
Bibliotecas, como museos
réquiem a los papiros e incunables
y cementerios saciados de libros estrangulados.
Busquen libros de valor, solamente en la humilde estantería.

Volver