Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

31

La amistad es hoy pelea para la liberación.
Llenarse de realidad, convertirse al derramamiento
hiératicos como el glaciar, escurrirse de los principios triviales
amenazantes cual morrena rebosante de cinabrio.
O es entelequia, la pura imagen de letras.

32

La tiranía se fuga de saber por qué la odian.
La sabiduría jamás se inmuta frente a las incomprensiones.
Las uñas no son belleza. Las flores sí, por eso no sirven como artimañas.

32-bis

Los tiranos, cansados, se preguntan por qué no los odian.
Los sabios no se preguntan por qué no los aman.
Las uñas son artimañas, la flor es bella.

33

Choca el silencio con las palabras sonoras
cuánta pretenciosidad en las insistencias en describirlo.
O bien, las ilusas reincidencias no son sino carantoñas
hambre y sed de reverencias y decorados.

34

Más allá del indagar en tu prestancia, extranjera
tendría yo que alcanzar el monopolio de tu reconocimiento.
Y además, siempre el deber de prenderla, y el de instruirme en disfrutarla.
Valorarte simplemente desde mis egos me llevaría al espejo
a la burda e inicua infidelidad de los narcisismos.

35

Todos iguales a todos
y enriquecidos por las extrañezas.
Nos coartan con sus fronteras amancebadas
pero somos, seremos, arterias comunicantes
alquimia incansable de nivelación
como tornillos sin fin.

Volver