Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Lábil atalaya

He debido encaramarme a la tierra
para firmar mi terrible progresión
y ratificar la perplejidad de este mar
que ha sido algodón y verde cielo

y que hoy
bajo las nubes pringadas de oscuro
agoniza en el amparo de la imposición:

más broza con perfume a humanidad
simunes arrecian de tómbolas de la orilla
más fango entre fotos y bostezos
vómitos sobre aquellas limpias aguas
más peregrinaciones a los santos saqueos
pólvora para los maquillajes de la morgue.

Aunque aún así
desde el invento de izarme a la lejanía
pareciera como si el blanquiazul se module
como si no fuese eunuco su postrer esfuerzo
de curar las fiebres del mecanismo del reloj.

Pero la arpía es inmutable:
vive sin dudas y trabaja sin asueto.

Volver