Xoán Leiceaga Baltar

POESÍA

Naturaleza

En cuanto nace
la flor ya sabe
de los desaires
y del silencio.

ella comprende
la luz oscura
con que se alumbra
la decadencia

y que las sombras
y riegos secos
son aguas negras
de su interina
supervivencia

ella programa
su amanecer
y así se esfuerza
en libar luz
para ofrecer

después enmustia
ante su agosto
con la asunción
de su caída

y de hojarasca
después rastrojo
va satisfecha
en su camino
hacia la paz.

Volver